LA PROMOTORA: GIULIANA RETALI

"La música es la naturaleza audible de mi isla, como las olas del mar, dulces y fuertes, pequeñas irregularidades como en la lengua...pero nunca aburrida."  – Giuliana Retali

 

Empezó su carrera musical en su tierra natal, en la isla de Elba. Su madre era pianista y enseguida se sintió fascinada por la música. Con tan solo cuatro años ya tocó su primera pieza en un piano de cola. 

Años más tarde, siguió su camino en un principio al territorio peninsular de Italia. En Bologna y Lucca obtuvo satisfactoriamente su Diploma en címbalo y piano, antes de que iniciara otros estudios en Suiza. En la Schola Cantorum de Basilea se dedicó a la música antigua, estudió fortepiano, práctica escénica histórica y, posteriormente, asistió a cursos de dirección. Recibió una formación intensiva, especialmente por parte de sus profesores, los directores de orquesta Carl August Bünte y Symeon Ioannidis de Berlín.

 

 "Todo empezó tras finalizar mis estudios en la Schola Cantorum en Basilea, cuando me convertí en directora musical de la categoría de ópera y no quería entender por qué no se entiende el canto en un espectáculo de música en el teatro."  

 

Sin embargo, la comprensión profunda de la retórica en la ópera la fascinaba especialmente. Durante el tiempo que estuvo como directora de la categoría de orquesta en la Schola Cantorum en Basilea, estudió la relación entre versos y música del mundo de la ópera más antigua junto con diferentes filólogos y cantantes. 

Le siguieron experimentos musicales  sobre los conceptos estéticos de lenguas y música basados en las óperas de Caccini, Peri, Gagliano y Monteverdi , que pudo continuar desarrollando en la escuela de música antigua de Barcelona (Esmuc) como especialista del recital italiano en los seminarios de Monserrat Figueras sobre  „Recitar cantando”.

 

"El primer milagro: descubrí el gran secreto en los libros cubiertos de polvo de 1500/1600, el primer diccionario italiano, los primeros comentarios de las primeras óperas, los tratados sobre el recital y otras fuentes: el código para, finalmente, hacer inteligible al público las palabras cantadas de la ópera." 

 

 A lo largo de sus estudios, la investigación y la práctica estuvieron estrechamente relacionadas. Trabajó como ayudante de la Dirección musical en producciones de ópera junto a Lothar Zagrosek, Attilio Cremonesi, Victor Pablo, Alessandro De Marchi en la sala de conciertos de Berlín (Konzerthaus Berlin), sala de conciertos y convenciones de Lucerna (Kultur und Kongresszentrum Luzern), Concertgebouw de Amsterdam, Theater Bonn, Théâtre du Capitole Toulouse, Théâtre de Poissy, Grand Théâtre de Genève, Théâtre de Caen, Theater Luzern, Festspielhaus St. Pölten, Stadttheater Freiburg, Teatro Pergolesi Jesi, Schwetzinger Festspiele, Montpellier, Theater an der Wien, Champs Elisées y otros. Desde hace varios años dirige conciertos y óperas en Alemania y España. 

  

"Una vez, durante una producción amplié mi visión sobre la música: ¿Qué pasaría si la orquesta pudiera representar el recital? Entonces fue cuando percibí la música de diferente manera: la orquesta debía respaldar (y no solo acompañar) la reproducción individual y especial de los textos, en consonancia con los cantantes. 

La ampliación me pareció increíble: un método para mostrar la incorporación de composición y palabras. Así, se estableció el paso para mí como para directora de orquesta y se llevaron a cabo mis ideas sobre la lengua y sonidos  para la inteligibilidad."

 

El siguiente enfoque de su investigación se refería ahora a la integración de la orquesta en los conceptos estéticos de lengua y música. Con esto se consiguió llevar a cabo todas las posibilidades retóricas del texto cantado en la orquesta en las producciones de ópera. Sobre esta base desarrolló una técnica de dirección especial para transmitir la articulación y la expresión de la lengua italiana en el ámbito vocal e instrumental. Según estos conceptos, el sueño de una puesta en escena de la ópera integral debía llevarla a cabo en una isla.

 

"Desde hace años estoy familiarizada con la isla y los sentimientos de ahí. Mallorca me ha regalado tanto a mi pareja y a mí que por eso me gustaría devolvérselo de algún modo. También en la orquesta aporto algo nuevo y sé que tiene que apasionar al músico. Todos son excelentes músicos e isleños que tienen nuestras almas compartidas. ¡Eso es bueno!"

 

Como directora artística, en 2014 fundó la orquesta de ópera Camerata Mallorquina de Mallorca. Desde hace muchos años está familiarizada con la vida cultural de la isla de Baleares y cierra una brecha con la orquesta de la ópera. Sus estrechos lazos con los músicos locales la relacionan con un selecto repertorio, por ejemplo, Wolfgang Amadeus Mozart, Joseph Haydn, Gioacchino Rossini, Christoph Willibald Gluck yGeorg Friedrich Händel. Su afinidad personal con la ópera clásica y con la isla constituyen los cimientos sobre los que le gustaría crear el proyecto Ópera 4.0. Naturalmente con Mallorca como lugar clave.